En este blog vamos a disfrutar comiendo, pero también cocinando.De forma fácil y sencilla,con recetas tradicionales del día a día.Espero que me acompañes....

Pastel de patatas y picadillo de chorizo

Hace años, en los pueblos, siempre se criaba un cerdo en casi todas las casas, que se solía sacrificar en los últimos meses del año. De ahí el refrán " a todo gocho le llega su San Martin", pues era esa la época apropiada para hacerlo. Con la llegada del frío la carne se conservaba mejor y no había peligro de que se estropeara durante el proceso.
Ahora, al menos por esta zona, se ha perdido la costumbre ( otra tradición mas que se pierde), pero sí se suele sacrificar algún ternero, o algún potro, para el gasto de la casa.
Y, sobre todo si se hace chorizo, se suele guardar un poco del picadillo para usar más adelante.
Hoy vamos a usar ese picadillo. Y aunque no todo el mundo lo tiene casero, sí se puede adquirir en todas las carnicerías. Si esta es de confianza mucho mejor....
Haremos un pastel de patatas relleno de picadillo, pimientos y huevo duro.
Los ingredientes para un molde de 24 ctms.
-Unos 600 grs de patatas
-250 grs de picadillo
-Dos pimientos hermosos, rojos o verdes, no importa.
-Tres huevos cocidos
-Una cebolla mediana
-Un poquito de leche ( como dos o tres cucharadas)
-Sal, pimienta
-Pan rallado
-Mantequilla
- Y queso rallado.
Empezaremos poniendo las patatas a cocer con agua y sal hasta que estén blandas.
Las escurrimos, las pasamos por batidora y vamos agregando un poquito de leche hasta que quede un puré fino, que no líquido. añadimos una cucharadita de mantequilla y reservamos.
Troceamos los pimientos y los pasamos un poco por la sartén casi sin aceite.
Mientras se hacen las patatas ponemos a pochar la cebolla y cuando esté suave agregamos el picadillo y freímos a fuego medio hasta que coja color y se quede suelto.
En un molde desmontable ponemos la mitad del puré de patata  cubriendo bien el fondo.
Encima colocamos los pimientos en trozos grandes. Y sobre estos ponemos los huevos cocidos en rodajas o desmenuzados, como mas os guste.
                             
                              

Ahora le toca el turno al picadillo, bien escurrido, pues si no suelta mucha grasa y se queda feo el puré del fondo.

Y cubrimos con el resto de puré de patata.
Espolvoreamos con un poco de pan rallado y queso rallado. Ponemos encima unos trocitos de mantequilla y metemos al horno precalentado a gratinar.

Cuando empiece a dorarse lo retiramos, dejamos enfriar y desmoldamos.
Os cuento un truco para hacer esto sin tener que voltear el pastel...
Yo uso un molde desmontable pero sin la parte de abajo, osea, solo uso el aro.
Este lo cubro bien de papel albal y lo coloco en el plato donde quiero servir el pastel.
Eso sí, el plato tiene que ser apto para horno....
Y este es el resultado...Espero que os guste, que lo probéis y que me comentéis....



No hay comentarios:

Publicar un comentario