En este blog vamos a disfrutar comiendo, pero también cocinando.De forma fácil y sencilla,con recetas tradicionales del día a día.Espero que me acompañes....

Bizcocho marmolado

Que buenos están los bizcochos, verdad???
Y si son caseros???
Sin colorantes, sin conservantes...y con la satisfacción de haberlo hecho nosotros.
Hay variantes de bizcochos como para escribir un libro solo con ellos.
El que vamos a hacer hoy, en principio, parece el típico de siempre, el de yogur, pero vamos a darle un toque distinto. vamos a hacerlo marmolado.
Tiene su gracia, pues nunca sabes como va a quedar por dentro hasta que lo cortas.
Que tal si empezamos?



Ingredientes: 4 huevos, un yogur de limón, la misma medida del yogur de aceite de girasol, dos medidas de azúcar, 3 de harina, un sobre ( 15 gr) de levadura en polvo tipo royal, dos cucharadas de cacao en polvo y dos o tres cucharadas de almendra picada.

Empezamos poniendo el horno a calentar a 180º.
Ponemos en un bol los huevos, el yogur, el aceite, el azúcar y la levadura.
Batimos bien con la batidora.
Ponemos una medida de harina  y removemos, ponemos otra y hacemos lo mismo. Así hasta poner las tres.
Separamos la mitad de la masa y en una parte agregamos el cacao en polvo y removemos.
Engrasamos el molde con mantequilla, salvo si es de silicona que entonces no es necesario.
Ponemos en el fondo la almendra picada y empezamos a poner masa.
Echamos una capa de la blanca, empezando en el centro y haciendo círculo,para que se vaya esparciendo hacia los lados.
Sobre esa ponemos un poco de la que tiene cacao. Siempre empezando desde el centro. Y vamos alternando capas hasta que terminemos la masa.



Metemos al horno durante 45-50 minutos.

Como siempre digo, prohibido abrir el horno durante los primeros 30 minutos. Es uno de los errores que cometemos muchas veces y  la forma mas fácil de que el bizcocho se nos baje.
Cuando pasen los 45 minutos comprobamos pinchando con el palillo si está listo.
Entonces abrimos unos centímetros el horno, dejando el bizcocho dentro durante 10 minutos.
Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Yo suelo taparlo con un paño, de esta forma suda un poco y se queda mas jugoso.
Desmoldamos, nos cogemos un buen trozo, nos servimos un buen café o un chocolate y nos relajamos disfrutando del color, del sabor y del aroma....







Pero daros prisa que es visto y no visto!!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario